jueves, 3 de julio de 2014

Niño Azoté


Nombre común: flor de seda, chicote de niño, niño azoté, plumerillo. Es un atractivo arbolito ornamental, debido a sus numerosas flores vistosas y también a su follaje plumoso. Es una planta melífera. Hay otras pocas especies afines de arbustos. En otras partes del mundo las especies son importantes en la reforestación. Se usan para leña, mejoramiento del suelo y forraje. Nuestros ejemplares podrían tener el mismo papel. Arbustos de 1,5 – 4 m de altura, caducifolios, inermes, ralamente pilosos. Ramas del año vellosas. Corteza castaña, algo rugosa. Hojas alternas, dísticas, paribipinadas, de 3-8 cm de largo, raquis primario de 0,8 – 4,3 cm de largo, folíolos 13 – 50 pares opuestos, coriáceos, angostos, de 2 – 6 mm de largo por 0,3 – 1,2 mm de ancho. Inflorescencias en umbelas axilares, solitarias o duplicadas. Flores bisexuales, heteromórficas, las centrales sésiles, las periféricas pediceladas, caliz campanulado, corola campanulada a infundibuliforme, de 5 – 11 mm de largo, estambres numerosos, de 3,5 – 6 cm de largo (lo más vistoso de la flor!) , filamentos blancos en la mitad inferior y rosados en la superior (al final de la antesis se vuelven rojos), abajo soldados, arriba libres, en plumerillo. Fruto legumbre linear, lateralmente comprimida, de 4 – 10 cm de largo por 0,7 – 1 cm de ancho, castaño oscuras, pubescentes, 4 – 5 semillas por fruto. Florece desde agosto hasta abril, fructifica desde septiembre hasta julio. La polinización es entomofila (insectos). Se reproduce por semillas Crece en las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos y Norte de Buenos Aires, también en Brasil, Paraguay y Uruguay, hasta los 1250 metros sobre el nivel del mar, en costas de ríos, matorrales ribereños y selvas marginales. En la región se cultiva esporádicamente en parques y jardines de la ciudad de Buenos Aires, hacia el norte. Especie cultivada como ornamental. Esta hermosa especie es el único plumerillo que habitaba la costa argentina del Río de la Plata, hoy sólo se conserva en la Reserva de Punta Lara. Marisa.