martes, 17 de julio de 2018

Frutero Negro


DESCRIPCIÓN. Mide 17 cm. Parecido a un tordo, todo negro sin brillos. Tapasa alares visibles en vuelo y hombros blancos. Pico negro con base de la mandíbula gris celeste. Hembra: bien distinta, toda castaña; garganta, pecho y vientre más claros; alas más oscuras. Juvenil: los juveniles machos se pueden ver con plumajes intermedios. COMPORTAMIENTO. Por lo general en parejas, pueden encontrarse bandaditas de varios machos y hembras. Se oculta entre la vegetación a media altura y suele bajar al suelo. Se junta con otras especies de aves. HÁBITAT. Prefiere los montes tupidos y sitios ribereños, aunque también se ve en áreas abiertas. ALIMENTACIÓN. Come frutos pequeños. Los aprieta con el pico para sacarles la pulpa y las semillas, y luego tira la cáscara. Los insectos, que captura en el aire mediante vuelos cortos o entre el follaje, también son parte de su dieta. NIDO. Construye una semiesfera grande de fibras vegetales en arbustos, árboles o matorrales a baja altura y muy oculta por el follaje. Pone 2 huevos blancuzcos con manchas y pintas más castañas y negras. Los pichones son alimentados en el nido por los padres. Marisa

lunes, 2 de julio de 2018

Mujeres


Mujeres: La leña, Un día ellas salieron del monte, de la tierra, del hogar, de los bosques… y se pusieron a cortar a multiplicar los hijos que les habían asesinado, a encender el fuego, a sembrar, a cosechar. Tomaron en sus manos el arado y no miraron hacia atrás. No hacía falta. El dolor lo llevaban muy adentro. Un día ellas cantaron con rabia una canción de paz. Amasaron la harina. Pusieron levadura en la historia para levantar a un pueblo aplastado por el imperio lejano y los países cercanos. Un día ellas se alzaron frente a sí mismas y dijeron aquí estamos… y nos dijeron… con la mirada clara y la piel quemada por el sol… aquí seguimos… Un día ellas hicieron un collar de leyendas para proteger los sueños de sus hijos recién nacidos… ellas contaron cuentos para espantar los miedos… ellas cantaron cantos rebeldes en la lengua de las nunca derrotadas… ellas dijeron en guaraní las contraseñas para que las resistencias continuaran. Un día ellas se volvieron corazón en el centro de nuestro territorio gigante. Y nos dijeron: acá está la tierra sin mal que buscaban nuestras ancestral guaraníes. Está en la sangre que alborota nuestros deseos. Está en nuestros cuerpos sitiados por el coloniaje y el terror. Está en nuestras manos ásperas, que alborotan con caricias todos los sentidos. Un día ellas hicieron un nudo en la garganta, y dejaron de llorar las lágrimas, para regar con ellas el mañana. Y volvieron a empezar la obra interrumpida de las diosas primeras, y de los pueblos exterminados. Y salieron a gritar palabras con sentido. Y tejieron telares indestructibles, para envolver nuestra esperanza. Y nos dieron su amistad, su amor, su compromiso, su luz, sus alas. A las compañeras paraguayas! Me lo mandaron y o comparto. Marisa.

El ceibo, sus colores.

Es el árbol y la flor nacional de Argentina y Uruguay. Erythrina crista-galli var. leucochlora, llamado comúnmente ceibo blanco, o seibo b...