miércoles, 15 de abril de 2015

Colorida artesanía en timbó

El timbó se aprecia por su valor ornamental y por la sombra de su ancha copa, que lo hace apto para espacios verdes de gran tamaño y parterres de avenidas. La madera del timbó es liviana y resistente al agua gracias a su resina, por lo que la etnia wichí lo utilizaba para elaborar canoas ahuecando su tronco. El duramen es de color castaño-rosáceo, con la albura amarillenta. Se emplea para aberturas, mobiliario de exteriores, parquet y carpintería de obra y naval. El fruto y la corteza del timbó son ricos en saponinas, por lo que los pilagá los empleaban como jabón. La corteza contiene además entre un 13 y un 22% de taninos, dándosele aplicación en la curtiembre del cuero. La raíz es tallada en varias comunidades rurales del Paraguay para la creación de diversos objetos: máscaras, estatuas, pájaros colgantes. Frecuentemente son decorados con pintura o pirograbado. Marisa.