sábado, 2 de julio de 2016

EL OSO MELERO


EL OSO MELERO El kaguaré El kaguaré o Tamandua tetradáctila tiene una cabeza piramidal, hocico alargado, perfil superior de la cara convexilíneo, ojos vivaces, orejas muy móviles de tamaño mediano y adornado con un pelaje que abarca desde el blanco sucio a un marrón claro, distribuidos por la cabeza, cola y miembros, y engalanado por una franja de color negro que abarca el dorso y los flancos, que termina rodeándole el cuello en forma de collar, haciendo de este animal un bello y simpático ejemplar. Sus brazos son muy ágiles y las manos están provistas de tres uñas de pequeñas dimensiones, más una que corresponde al tercer dedo, muy larga y encorvada, que las utiliza para romper minas de hormigas, y termitas, kupi’i o comejenes, que constituyen su principal alimento, a más de usarla para trepar por los árboles y como arma defensiva. Su cola embellecida de cortos pelos es prensil; es calva en su ápice, la que usa con maestría para trepar a los árboles y para mantenerse erguido con las patas traseras. Las patas poseen cinco uñas, todas iguales, que les sirven con la cola para reposar o mantenerse erguidos. Durante el sueño las manos le cubren la cabeza, que el animal inclina sobre su pecho. ALIMENTACION Nuestro kaguaré está dotado de un exquisito olfato, muy sensible, con el que se orienta para hallar a los escondites de los insectos. Para alimentarse, utiliza su lengua cilíndrica, vermiforme y muy larga, cubierta a su vez con una espesa y pegajosa saliva, y así el animal extiende su lengua fuera de su boca por muchos centímetros, introduciéndola de nuevo con cientos de hormigas pegadas a ella, las que deglute con placer. Si tenemos como mascota a uno de estos animales, debemos saber que, a más de las hormigas gustan mucho de saborear miel y yogur. Marisa.