sábado, 1 de septiembre de 2012

Caranchillo Rupornis magnirostris


37-40 cm. Cabeza, dorso y alas, pardo oscuro. Partes ventrales, crema con tenue pero profuso barrado pardo acanelado. Cola pardo rojiza, con bandas pardas oscuras. Pico negro, cera y patas, amarillo. Habita diversos ambientes, en tanto disponga de zonas arbóreas, desde bosques hasta praderas arboladas, parques y jardines rurales y urbanos. Está presente en todo el país. Ha ocupado con éxito la forestación industrial de pinos y eucaliptos, prefiriendo las filas marginales. Es muy frecuente verle sobre postes de líneas de tendido eléctrico o telefónico, a la vera de caminos y carreteras, aprovechando la oferta de caza en las fajas empastadas. Se alimenta de modo oportunista, de reptiles (culebras, lagartijas, anfibios, pájaros, huevos, pequeños mamíferos (ratones, apereás, tucu-tucos) y diversos artrópodos. Anida alto en los árboles. El nido es una plataforma honda y desprolija, de ramas secas y hojas en su interior. Su voz de marcación y alarma, que emite tanto en vuelo como posado, es un grito áspero, intenso y penetrante, entrecortado, de 0,65-0,94s, en una banda de tono entre 1,9 y 3,9 kHz, bastante similar al del “chima-chima” Milvago chimachima. Está compuesto de dos notas largas, yuxtapuestas en un tramo de 0,08-0,11s. La primera, de un largo de 0,32-0,36s, si bien continúa algo más como subtipo, tiene un primer tramo de 0,05s entrecortado (como cortas notas que escapan ásperamente de la garganta), de tono ascendente, que sigue con una meseta en los 3,4 kHz y cae en su mitad final hasta 1,9 kHz. Al punto de iniciar esta caída de tono en la primera nota irrumpe ya la segunda, más larga (0,43-0,51s) y alta, con un pico inicial en 3,9 kHz y un desarrollo descendente paralelo en el tramo yuxtapuesto, que se estabiliza algo en su mitad final, en la banda de tono aproximada a la meseta de la primera nota, terminando muy entrecortada y extinguiéndose en intensidad. De este modo, la vocalización completa parece una nota larga, primero ascendente y con un pico de tono, luego plana, con un nuevo pico a la mitad y un final levemente descendente y como apagándose: “yií-eéeh-eággh”. Emite una vocalización en vuelo, planeando alto, en círculos, que es una serie de gritos cortos, en salvas de 12-14 gritos en 2,5s, que parecen derivar del grito principal, que se va acortando y atenuando paulatinamente, hasta generar los trenes de notas. Característicamente en esta serie, las salvas muestran, cada 3 o 4 notas de base (1,8-2,7 kHz), una o dos notas más altas (3,3 kHz), seguidas de dos también altas pero claramente más acentuadas, que marcan el compás de la vocalización: "wee wee whe whe wé éé whe whe wee ee éé e…wé éé éé whe whe wé éé éé..we ee ee éé éé”