lunes, 20 de mayo de 2013

EL PITOGÜE O BENTEVEO


EL PITOGÜE O BENTEVEO Nota: De acuerdo a las características de esta leyenda, no esta clasificada como metamorfosis de premio o de castigo, depende del canto. Si bien es considerado éste como pájaro de mal agüero cuando se escucha su canto "pito güe", anunciando desgracia o muerte. En otras ocasiones emite un silbido muy alegre que, según las creencias, anuncia en la casa donde canta que una mujer esta en la dulce espera. Benteveo, bienteveo, bicho feo, pitaguá, pitchué, pitogüé, pito Juan, pitipí, quintové, quentopé, quitafé, que tupí, quetuví, quechupai, tistihuel, tistijuelas (en Argentina). Bem-te-vi (en Brasil). Cristo fue (en Colombia y Venezuela). Kiskadee flycatcher (en Estados Unidos). Cabeza negra. Las plumas del copete son negras en la punta y de color amarillo fuerte en la base, zona que es visible solo cuando el copete está erizado. La cara está cruzada por dos anchas franjas o cejas blancas que nacen a los lados del pico, pasan sobre los ojos y se unen en la nuca. El iris del ojo es pardo. El pico es negro. Los costados del cuello, la garganta y la barbilla son blancos. La parte dorsal del cuerpo es marrón, con lavado de amarillo. La parte ventral, incluyendo la de las alas y la cola, es de color amarillo azufre. La parte dorsal de las alas y la cola es parda como el cuerpo, con el reborde de las regime y el margen de los cubiertas alares de color acanelado. Los tarsos son negros. En los ejemplares juveniles el copete amarillo no se desarrolla hasta la madurez sexual y la parte ventral es de un amarillo más claro que en los adultos. Dimensiones Aproximadas Peso: Alrededor de 70gr Longitud: 23 cm Longitud del pico: 3 cm. Longitud del ala plegada: 13 cm Longitud de la cola: 10 cm. Saciable y osado, el benteveo o pitogüé tiende a acercarse a las poblaciones humanas, en general beneficiándose con esta cercanía. La proximidad al hombre le permite, además, colonizar nuevas áreas a medida que aquel se instala en ellas Se atribuye a los benteveos o pitogüé la participación en el transporte y la diseminación de semillas de ciertos vegetales. Así sucede, por ejemplo, con el laurel, el ligustro, el tala y otros, cuyos frutos son ingeridos por el benteveo; de este modo sus semillas serían deyectadas luego en otras zonas. Marisa.