jueves, 28 de mayo de 2015

Zapallos


Es otro de los productos ligados ampliamente con la cultura guaraní y a su mitología. Es un alimento que gozó de mucho respeto y el pueblo le dio un lugar privilegiado dentro de los alimentos que habían de consumirse. Al hablar de CALABAZAS, estamos incluyendo todos los tipos de zapallo y de andai. Los hombres de la antigüedad ya afirmaban que las calabazas y los calabacines, aparte de poseer otras muchas propiedades curativas, son los mejores remedios para curar la hidropesía y son los mejores alimentos para los anémicos. Deben consumirse crudos en ensaladas y son excelentes para la retención de líquidos. No son muchas recetas que se pueden preparar con este producto, pues es especial para acompañarlo en guisos y caldos combinados con otros alimentos. La cocina paraguaya lo dejó mucho de lado, así como el andai, al que se lo consume en caldos o locros. Los Guaraníes conocían distintas variedades de calabazas: -El kurapepe, considerado como el verdadero zapallo paraguayo, es pequeño, compacto y muy duro, resiste la humedad, se guarda en sobrados o perchel, no se pudre. -El andai: conocían las variantes de kururu, andai mi, ka´aguy y guachiko, esta última es una especie muy dulce. Del zapallo y del andai consumían, además, las flores y las hojas. Los Guaraníes disponían de un sistema de conservación de las calabazas, andai o zapallos: después de hervirlos, les sacaban las semillas por los extremos haciendo dos agujeros, los secaban al sol y los guardaban enteros o como harina. *Poscolonial Dentro de la Gastronomía tradicional y también en la actualidad, el andai y el zapallo rojo se utilizan para darle el color amarillo a ciertas preparaciones como panes, chipas, fideos, tortas dulces, y da la impresión que se utilizaron huevos caseros.* Marisa.