sábado, 26 de junio de 2010

Leyendas del oso hormiguero





Yurumí o Nurumí, significa "boca chica" en Guaraní. Por sus largos pelos de la cola, recibió el nombre de" oso bandera". Desde antaño el hombre cazó a este animal. Algunos indígenas lo mataban a palos, previamente acorralado por los perros y otros lo acosaban persiguiéndolos a caballo hasta cansarlos.
La finalidad de la caza era el aprovechamiento de la carne, de la piel y de los pelos.
Con el cuero confeccionaban diversos recipientes y elementos de talabartería y con las duras cerdas de la cola, peines.
Entre las varias leyendas que dan origen a este mamífero, está una contada entre los matacos, que dice lo siguiente:"en cierta oportunidad una anciana se internó en un monte llevando un palo en la mano y un chiripá atado a la cintura. La anciana en el interior del bosque se perdió, no encontró la forma de regresar a su hogar y con el transcurrir de los días, se convirtió en un oso hormiguero, donde el palo pasó a ser la nariz y el chiripá la cola".
Es conocida además la rivalidad entre el oso y el yaguareté. Un relato que pasó de boca en boca, refiere que en cierta oportunidad el yaguareté exclamó: ¡Cuando me enojo, soy muy feroz! y para demostrarlo se paró delante de un árbol y comenzó a sacar la corteza con sus fuertes garras.
Yo también soy muy feroz, contestó el oso y con cierta picardía buscó un árbol rajado semi quebrado, de tal manera que al tirar de una rama, lo cortó en dos.
Al ver esto, el yaguareté creyó en la potencia del oso y desde entonces le tiene mucho temor y trata de evitarlo
Se alimenta de hormigas y de termitas. Con sus fuertes uñas abre los hormigueros y termiteros y con la larga y viscosa lengua, captura a los insectos.
Es de hábitos solitarios, excepto en el período de celo o cuando tiene la cría pequeña.
La hembra tiene una sola cría por parto. Nace en primavera o verano, luego de 190 días de gestación. A la semana de vida abre los ojos. A las pocas horas de nacer, la cría es transportada sobre la espalda de la madre, agarrándose con sus manos. Se ubica de tal manera que su franja negra se superponga con la de su madre, logrando un perfecto camuflaje y pasar desapercibida
Los osos hormigueros Arandú y Preto son los nuevos ejemplares que acompañarán a Ivoty Porá, el primer animal de su especie reinsertado en el ecosistema de los Esteros del Iberá. En unos treinta días, saldrán de cuarentena y serán liberados en un hábitat natural.
Esta en extinción se esta trabajando
No a mal llamada la caza deportiva