lunes, 4 de abril de 2011

MBOCAYÁ






MBOCAYÁ
Es una palmera de entre 13 y 20 m de altura y de 3 a 4,5 m de diámetro de copa, con uno o más raramente varios estípites de unos 20 a 30 cm de diámetro, cubierto de una corteza lisa y oscura, dotada de espinas fuertes y rectas de hasta 15 cm de largo. El sistema radicular es extenso y profundo.
Muestra hojas palmadas, en forma de abanico, con el raquis duro y espinoso, de 1,5 a 3,5 m de largo; son palmatisectas, persistentes, con folíolos lineales de color verde claro,. La espata también es muy espinosa.
Las flores forman inflorescencias en espádices de color amarillo pálido o pardo, que aparecen a comienzos del verano. Son monoicos, con las flores masculinas ubicadas en la parte superior del espádice y las femeninas en la inferior.
El fruto es una drupa globosa, de la cual aparecen desde 4 hasta incluso 14 racimos por ejemplar; tiene de 3-4 cm de diámetro. El pericarpio o cáscara es liso, de color verde, siendo de color amarillo o marrón cuando maduros; es quebradizo y fácil de despegar; el mesocarpio, de consistencia fibrosa, rico en caroteno, de color amarillo y fragancia muy agradable, resulta comestible, con un sabor que recuerda al coco.
La semilla consta de un exocarpio grueso y muy duro, de color negruzco con tres poros ecuatoriales y un endocarpio liso de color externo oscuro y blanco por dentro, en donde se encuentra el embrión, también comestible, muy apetecido por insectos, animales y el ser humano. El ciclo de los frutos dura 13 a 14 meses y madura hacia finales del verano.
Las diferencias con Acrocomia aculeata: resiste más al frío (heladas y hasta -6 ºC), es más pequeño en todas sus partes, presenta mayor abundancia en fructificación y el tronco es liso aunque espinoso.
El aceite de la semilla y la pulpa se utilizan en alimentación y en la fabricación de jabones